lunes, 9 de julio de 2018

Camino de espejos...

Encontré nueve espejismos en mi vida, mientras iba paseando por un camino que nunca recorreré al completo. Una vez casi convierto uno en oasis, pero lo perdí entre los dedos, lo pisé con mis botas de cobarde, con la habilidad innata de dejarme llevar por lluvias torrenciales de estados de ánimo ignominiosos. Nunca estuve preparado para afrontar el destino para el que nací. Y así paseo entre las ruinas de los bulevares de esos sueños que he roto con mis manos, los mismos que me empujaron a cambiar de dirección, los mismos que me asustaron a mitad de camino y me llevaron a abandonarme sin posibilidad de redención. El cielo es para los puros; el perdón, para quienes saben pedirlo a tiempo; yo sólo creo que mis males no podrán durar más que yo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario