martes, 30 de enero de 2018

Introspección

Para viajar al infierno
no es necesario cabalgar
a lomos del leviatán,
basta con cerrar los ojos
y voltearlos hacia dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario