jueves, 31 de agosto de 2017

Inferno

Está en su burbuja, con los auriculares a todo volumen, fingiendo que dibuja en un cuaderno, con garabatos sin forma ni sentido. Suenan las campanas del infierno, sube a lomos de Cancerbero y se adentra en lo más profundo de las entrañas del purgatorio. Los garabatos van tomando forma, mientras quema paradas hacia su destino. Un anuncio se filtra en su mente, desde los oídos hasta la córnea, y lo saca de su ensimismamiento. Casualidades: es su parada. Cierra el cuaderno con el esbozo a medias. Cruza miradas perdidas, una infinidad de cruces, pero todos sin chispa. Lo curioso del infierno de nuestro tiempo, es que tiene aire acondicionado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario