jueves, 31 de agosto de 2017

Cantos de sirena

En esa difusa parcela entre la realidad y el sueño, giró sobre sí mismo. Todo indicaba que hoy tampoco iba a poder dormir. Entonces, notó unos dedos que se entrelazaban en su cabello y un agradable susurro indescifrable, como el canto de una sirena. Volvió a girar y miró la foto de su mesita de noche. Algo en su interior le pedía que no saltara al vacío, pero comprendió que ya era tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario